Tener una sonrisa blanca es lo que muchos desean, pero tal vez para conseguirla tienes que gastar mucho dinero, y hasta perder un poco de salud. Está comprobado que el uso de las bandas dentales, y las pastas blanqueadoras terminan generando sensibilidad en los dientes. Para suerte de algunos, existen varias soluciones naturales para hacerle frente a esta problemática, entre ellas está la fresa. Sí, como leíste, aparte de disfrutar de este exquisito manjar puedes aprovechar y poner tu sonrisa cada vez más blanca, sin dejar de lado que estás cuidando tu salud.

¿Por qué me ayuda?

La fresa es rica en ácido málico, un astringente natural que quita la decoloración de la superficie de los dientes, entonces al ingerirla está actuando directamente en tu dentadura. Para un efecto blanqueador más poderoso, puedes mezclar la fresa con bicarbonato de sodio.

Ingredientes

2 fresas (frutilla)

½ cuchara de té de bicarbonato de sodio

Preparación

1.    Aplastar las fresas hasta que se convierta en pasta, y luego añadir el bicarbonato de sodio.

2.    Pasar en los dientes con un cepillo suave y dejar actuar durante 2 a 5 minutos, enjuagar bien para quitar el blanqueador y cepillar normalmente los dientes.

Se recomienda utilizar la mezcla como máximo una vez por semana para no dañar el esmalte de los dientes.

Experimentar con productos naturales antes de ir directamente a los industriales puede tener cambios drásticos en tu salud, de una manera positiva de esta manera podrás ir conociendo tu cuerpo y saber qué es lo que mejor para él.

¿Cómo blanquear los dientes de forma natural?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *